Image Map

Noticias

Los expertos esperan adoptar un plan de acción internacional para detener la propagación de un destructivo escarabajo. Un pequeño escarabajo rojo que arrasa las palmeras se está propagando rápidamente por el mundo y amenaza la producción de dátiles y cocos, a menos que se logre detener su avance. Científicos, expertos en el control de plagas, ministros de agricultura y representantes de los campesinos participan en una reunión de tres días iniciada hoy en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma para debatir y definir un plan de acción internacional para detener la propagación del picudo rojo de la palma. La plaga ataca a las palmeras datileras y cocoteros, así como a las ornamentales que se encuentran en muchas ciudades europeas. Durante las últimas tres décadas, el picudo se ha extendido con rapidez a través de Oriente Medio y África del Norte, afectando a casi toda la región. Se ha detectado ya en más de 60 países incluyendo Francia, Grecia, Italia, España y en zonas del Caribe y Centroamérica.

Trabajo permite a empresas distribuidoras evaluar capacidad de redes eléctricas y predecir el impacto de la generación distribuida. La Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Costa Rica (UCR) está aportando conocimiento técnico y científico que permitirá a las empresas distribuidoras de electricidad y a las autoridades, avanzar hacia la integración de la energía solar en el esquema energético costarricense. Los especialistas en sistemas de potencia, Dr. Jairo Quirós Tortós y Dr. Gustavo Valverde Mora, ambos del Laboratorio de Potencia y Energía (EPER-Lab) de la Escuela de Ingeniería Eléctrica desarrollaron una serie de herramientas computacionales que sirven para evaluar la capacidad de las redes eléctricas y predecir el impacto de la generación distribuida en ellas. La generación de electricidad con paneles solares y otras fuentes renovales es una actividad relativamente nueva en el país. Está regulada desde febrero del 2016 en el Reglamento de generación distribuida para autoconsumo con fuentes renovables del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE).

Un nuevo informe analiza la “revolución silenciosa” de las cadenas de valor mejoradas y el papel dinámico de las ciudades de menor tamaño. La gestión sostenible de la urbanización plantea nuevos desafíos y oportunidades para remodelar los sistemas alimentarios y agrícolas, de forma que beneficien tanto a las ciudades como al campo, concluye un nuevo informe presentado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) y la FAO. "Atender la creciente demanda urbana de alimentos puede incrementar los ingresos de los pobres de las zonas rurales, que en su mayor parte basan su sustento en la pequeña agricultura familiar", aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva. "Esto podría generar –añadió- perspectivas de empleo y desarrollo muy necesarias para aquellas personas que permanezcan en el campo de los países en desarrollo, al tiempo que facilitará el acceso a alimentos más saludables en las ciudades".