Image Map

Noticias

Transferencia efectiva de conocimiento, mejores prácticas e innovación agrícola podrían aumentar la productividad de las Américas para alimentar a la creciente población mundial. Las Américas, incluida América Latina, tienen un enorme potencial para aumentar la productividad agrícola necesaria para alimentar al mundo, así lo expresaron las autoridades del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) durante su rendición de cuentas en Ottawa, Canadá. "Un cambio de paradigma: la productividad agrícola para el crecimiento económico en las Américas", fue el eje del Seminario Anual de Rendición de Cuentas organizado recientemente por la Representación del IICA en Canadá. El gran potencial de las Américas como productor de alimentos se debe a la disponibilidad de tierra cultivable, agua dulce y capital natural, pero se enfrenta al desafío de alimentar a una población creciente, para lo cual necesita mejorar significativamente sus índices de producción. América del Norte y del Sur han sido durante décadas productores netos de alimentos, tanto para sus países como para Europa Occidental, Asia, Oriente Medio y África.

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica tienen sistemas avanzados de investigación agrícola. Mientras corre el tiempo para cumplir los objetivos mundiales de erradicar el hambre y la pobreza en 2030, los Ministerios de agricultura de cinco de las economías emergentes más importantes del mundo están bien posicionados para asumir un papel de liderazgo en la consecución de estas metas, aseguró hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Los cinco países, conocidos colectivamente como "BRICS" (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), constituyen un importante bloque económico. Representan más del 40 por ciento de la población mundial y más del 20 por ciento del PIB mundial. En conjunto, producen más de un tercio de la producción global de cereales. El año pasado, Rusia se convirtió en el mayor exportador de trigo del planeta.

Un nuevo documento sistematiza los aportes realizados en el 2016 por el Proyecto Insignia institucional encargado de llevar adelante el progreso en esta temática. Acciones integrales en 14 cadenas agrícolas priorizadas y puntuales en 32 cadenas de 29 países de las Américas, 6 256 actores capacitados de los sectores público y privado y 237 productos de cooperación técnica son ejemplos del trabajo que ha realizado el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en materia de competitividad y sustentabilidad de las cadenas agrícolas para los países del hemisferio. Estos resultados son parte de los logros obtenidos en el 2016 por el Proyecto Insignia (PI) Competitividad y sustentabilidad de las cadenas agrícolas, uno de los instrumentos en que se apoya el Instituto para potenciar el desarrollo del sector agrícola en sus 34 países miembros. La gestión de políticas, el fortalecimiento de capacidades a nivel público y privado, y el apoyo a procesos de innovación; tecnológica, empresarial, institucional y comercial han sido la clave para dar con estos resultados.