Image Map

Noticias

Graziano da Silva: 20 millones de personas pueden morir de hambre en los próximos seis meses. Es necesario actuar con urgencia para salvar las vidas de las personas amenazadas por la hambruna en el noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, alertó hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en la sesión de apertura del Consejo del organismo de las Naciones Unidas. "Si no hacemos nada, unos 20 millones de personas podrían morir de hambre en los próximos seis meses", advirtió Graziano da Silva en su discurso de apertura. "La hambruna no sólo se cobra vidas humanas -añadió-, sino que contribuye a la inestabilidad social y perpetúa igualmente un ciclo de pobreza y dependencia de la ayuda que perdura durante décadas". Los miembros del Consejo serán informados sobre el alcance de las crisis creadas por el hambre, y los pasos necesarios para evitar una catástrofe, durante la reunión de una semana de duración.

El Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor constituye una oportunidad para poner de manifiesto el poder que tienen los libros de fomentar nuestra visión de sociedades del conocimiento inclusivas, pluralistas, equitativas, abiertas y participativas para todos los ciudadanos. Dicen que el modo en que una sociedad trata a sus miembros más vulnerables es lo que permite medir su grado de humanidad. Cuando aplicamos esta reflexión a la disponibilidad de libros para personas con discapacidad visual, o con discapacidades físicas o de aprendizaje (provocadas por distintas causas), nos enfrentamos a un fenómeno que solo puede describirse como “hambruna de libros”. Según la Unión Mundial de Ciegos, aproximadamente una persona de cada 200 -39 millones de nosotros- no puede ver y 246 millones tienen una visión muy reducida. Se estima que estas “personas con discapacidad visual” o “personas con discapacidad para leer la letra impresa” pueden acceder al 10% de toda la información escrita y las obras literarias que pueden leer las personas sin problemas visuales.

Una nueva herramienta de la FAO permite a los países y cuencas hidrográficas con escasez de agua un uso más productivo de este recurso. Medir la eficacia con que se utiliza el agua en la agricultura, en especial en los países donde este recurso es escaso, es ya posible gracias a una nueva herramienta con tecnología de punta desarrollada por la FAO. Hoy fue activada la base de datos de acceso libre de WaPOR (siglas en inglés de Water Productivity Open-access portal), con imágenes de satélite que ayudan a los agricultores a obtener rendimientos agrícolas más fiables y a optimizar los sistemas de riego. WaPOR fue presentada esta semana durante una reunión de alto nivel de los socios de la FAO centrada en la iniciativa Hacer frente a la escasez de agua en la agricultura: marco de acción mundial en un clima cambiante. La herramienta permite analizar de forma detallada el agua utilizada en los sistemas agrícolas, generando evidencia empírica sobre cómo usarla de forma más productiva.