Image Map

Noticias

Conozca a los veterinarios itinerantes de la FAO que ayudan a las familias campesinas. Desde que el huracán Matthew golpeó Haití el pasado octubre, el número de personas que se enfrentan al hambre y a la inseguridad alimentaria en las zonas más afectadas ha disminuido en forma constante gracias a la masiva respuesta humanitaria. Pero allí donde los efectos del temporal se sumaron a tres años de sequía y graves inundaciones, la encuesta más reciente advierte que la inseguridad alimentaria sigue siendo alta. Por ello, la respuesta sostenida se centra en ayudar a estas familias a reconstruir sus medios de subsistencia. Dentro de este esfuerzo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) está operando clínicas veterinarias móviles para proteger el ganado de las familias vulnerables, beneficiando a más de 12 000 personas. En un campo en Torbeck, en el sur de Haití, pequeños rebaños de vacas buscan la sombra de los árboles mientras sus dueños, hombres y mujeres de la zona, esperan su turno para hablar con los veterinarios visitantes. Joril Gilles es uno de estos campesinos. Como muchos de los habitantes del sur del país, lucha todavía por ponerse en pie nuevamente.

Seis países de Suramérica avanzan en la preparación de una estrategia regional y planes nacionales de vigilancia para prevenir y controlar la resistencia a los antimicrobianos en animales de consumo. Miembros de los servicios oficiales de sanidad animal e inocuidad de los alimentos de los seis países que conforman el Comité Veterinario Permanente del Sur (CVP) se reunieron en Bolivia con el propósito de desarrollar una estrategia regional que permita disminuir el impacto que produce la resistencia a los medicamentos en animales de consumo humano. El encuentro, que se desarrolló en el marco de un convenio de cooperación técnica entre el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el CVP, facilitó el trabajo conjunto entre autoridades de gobierno, especialistas del IICA, investigadores y académicos para fomentar buenas prácticas en la aplicación de medicamentos en animales, pues lo contrario podría impactar la salud pública y la inocuidad de los alimentos, en caso de que exista un exceso o manejo inadecuado. La resistencia antimicrobiana (RAM) se desarrolla cuando, por cambios genéticos, los microorganismos (como bacterias, hongos y virus) desarrollan resistencia a los medicamentos que solían ser efectivos para eliminarlos (como antibióticos, fungicidas y antivirales).

La Universidad de Costa Rica (UCR) realizó del 4 al 5 de mayo una mesa de trabajo con universidades de la región para el diseño de una red de universidades que tiene por objetivo buscar un desarrollo comunitario integrativo con territorios vulnerabilizados de América Latina y el Caribe. Para la M.L. Marjorie Jiménez, vicerrectora de Acción Social, la iniciativa “es una propuesta de hacer universidad de otra forma, una universidad decolonial, que incluya en el diálogo de los saberes a los otros, pero para incluir a los otros en este diálogo de saberes pues se deben hacer cambios también a lo interno de las universidades, porque de lo contrario, no estaríamos superando esa entrecomillas contradicción.” La actividad fue dirigida por la Dra. Angela Fontes Carrillo, especialista en Desarrollo Comunitario Integrativo de la Universidad Autónoma de Chapingo y del Colegio de Postgrado de México, de acuerdo con Fontes se busca “construir un espacio donde se pueda compartir el accionar social en las comunidades y pueblos originarios para brindar un acompañamiento, fortalecimiento de capacidades y un diálogo de saberes para visibilizar la riqueza de nuestros pueblos y que a su vez, nutre el nuevo quehacer social que deben tener las universidades de nuestro continente”.