Image Map

Noticias

En un foro técnico organizado por el IICA y el CATIE, se abordó la importancia de la relación entre el recurso hídrico y el suelo para cumplir con el desafío de alimentar a la población mundial. Se estima que la producción mundial de alimentos tendrá que elevarse hasta en un 60 % para satisfacer la demanda de los más de 9 000 millones de habitantes que ocuparán el mundo en el 2050, sin embargo, el suelo y la cantidad de agua que se dispondrá para incrementar la producción no aumentará. Por esta razón un manejo integral y el uso eficiente de estos recursos naturales es crucial para hacerle frente a tal desafío. Así se abordó en el foro virtual: “La seguridad hídrica y los suelos”, organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE).

Conclusiones se desprenden del II Congreso de Investigación Agraria para el Desarrollo, realizado este mes en Madrid. Especialistas de alto nivel compartieron su conocimiento y experiencias entre actores relacionados con la investigación de alternativas para lograr una agricultura y alimentación sostenibles, durante el II Congreso de Investigación Agraria para el Desarrollo que se llevó a cabo a finales de marzo, en España. Los expertos coincidieron en que existe la necesidad de consolidar redes de investigación para facilitar la transferencia del conocimiento y potenciar la investigación participativa con enfoque territorial que se ajuste a los desafíos actuales. Otro tema enfatizado en el Congreso fue la importancia de contar con más información científica, buenas prácticas y conocimientos disponibles y mayor desagregación de datos que permitan potenciar el ámbito investigativo en temáticas agrarias para el desarrollo.

Los expertos esperan adoptar un plan de acción internacional para detener la propagación de un destructivo escarabajo. Un pequeño escarabajo rojo que arrasa las palmeras se está propagando rápidamente por el mundo y amenaza la producción de dátiles y cocos, a menos que se logre detener su avance. Científicos, expertos en el control de plagas, ministros de agricultura y representantes de los campesinos participan en una reunión de tres días iniciada hoy en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma para debatir y definir un plan de acción internacional para detener la propagación del picudo rojo de la palma. La plaga ataca a las palmeras datileras y cocoteros, así como a las ornamentales que se encuentran en muchas ciudades europeas. Durante las últimas tres décadas, el picudo se ha extendido con rapidez a través de Oriente Medio y África del Norte, afectando a casi toda la región. Se ha detectado ya en más de 60 países incluyendo Francia, Grecia, Italia, España y en zonas del Caribe y Centroamérica.